domingo, 28 de enero de 2007

LA BANDA SONORA DE MI VIDA (PARTE 2)


"Susurros en la Catedral"

El sabor de los primeros discos de Los Beatles cuando niño es, aún hoy, incomparable e irrepetible, entiéndase bien, no porque los ingiriera como parte de una dieta nutricional, sino por esa ilusión hecha realidad, por ese sentimiento que generaba el tener esas fascinantes tapas de discos en tus manos, "esos cuadrados mágicos de 31 x 31 cm", con ese aroma a perfume mixtura de cartón nuevo e impresión de tinta, y "ese olor a vinilo primera mano", o porque no también, aquella "energía estática" que producía el sobre interno de nylon al contacto con el el disco que cuando uno lo deslizaba para ponerlo en el equipo, te erizaba el insignificante vello de manos y brazos.
Automáticamente después, emanaba de uno, esa necesidad loca ....esa urgencia imperiosa de salir corriendo a ponerlo en el combinado, en mi caso particular uno marca "Ranser" que había en casa por aquellos años, y aunque era muy de medio pelo, las melodías que salían de su parlante me hacían delirar y soñar con ser uno de "Ellos".... con ser un Beatle!
Un sábado por la tarde, mientras miraba en la tele (blanco y negro por cierto!) "Cine de Sábados de Superacción" en el Canal 11, (ojo! el de Leoncio!), especie de catarata de series y películas catalogados hoy día como cine clase B o bizarro, y mientras tomaba mi Toddy junto a mis tostadas con manteca (...con azúcar encima!) me vi toda la película de "A Hard Day´s Nigth" provocando sobre mi pequeño ser un furibundo incremento del fanatismo en un 1000 por ciento... Así es, era de no creer!, esos tipos que yo escuchaba eran mucho mejor de lo que mi imaginación había idealizado...y eran R-E-A-L-E-S!!!!
Esa película estalló dentro mío como una bomba de profundidad, y me enamoré de una melodía, de la armónica de John y de esa canción, y no me la pude sacar más de la cabeza por días y noches (justamente, no quería olvidarla hasta conseguir el disco) el tema en cuestión era "I Should have known better", pero desconocí su nombre hasta cuando el disco llegó a mis manos, tiempo después.
Debo ser claro en algo, para un joven de diez años comprar un vinilo no era algo barato por aquél entonces, sino más bien era un producto de "cierto precio" (por no decir ciertamente caro). Por eso uno escuchaba los discos una, dos y mil veces, sentado en el sillón mirando y admirando por horas sus fotos, sus dibujos, las canciones en los lados A y B, la data de los músicos, los instrumentos que ejecutaban... hasta sacar los temas por fonética si eran cantados en inglés, aunque uno no supiese las herramientas básicas de la lengua de los Liverpool Boys.
Para complicar aún más las cosas, Noemí, compañera mía de quinto grado del Colegio Nro. 1 Don Bartolomé Mitre de Lomas de Zamora, me había contado que su hermana adolescente tenía otro disco de Los Beatles que estaba bárbaro, cuyas canciones eran muy parecidas en cuanto a su encanto a mi disco, pero no recordaba su nombre prometiéndome averiguarlo ante mi reiterada insistencia por saber cual era.....Así llegó el 30 de noviembre y para mi felicidad fin de las clases, aunque la incertidumbre me carcomía y ahora sí estaba perdido por lo menos hasta Marzo.
El misterio se me reveló como un golpe de suerte divino, o un auténtico milagro. Un domingo de diciembre en misa de 11hs. en la Catedral de Lomas (sí, aquella ubicada frente a la Plaza y en diagonal a la Municipalidad), observo inesperadamente y casi absorto a Noemí con su madre en la cuarta fila de asientos rezando el Padre Nuestro, automáticamente me quede parado paralelo a dicha fila de asientos junto a Daniel, mi inseparable amigo del barrio y de la infancia.
Y así fue..... "bienaventurados los buenos de corazón porque ellos ascenderán al Reino de los Cielos", en el momento de darnos el saludo de la paz, mágicamente ella se me acercó y me susurró al oído: "Socorro, el disco se llama Socorro y esta buenísimo", palabras que jamás olvidaré, algo así como un coro de sirenas angelicales para mis novatos oídos!.
Ahora sí, todo se me había complicado, ya no sólo debía conseguir el disco "A Hard Days Night" sino también "Help", cuyas tapas ya había revisado y soñado más de una vez en la disquería "Club 27" de la Galería Oliver situada en la calle Laprida, cuando ésta aún no era "la peatonal de Lomas de Zamora", pero en esos tiempos sí era la calle más importante.
Para mi fortuna nos encontrábamos en el mes de diciembre y las clases habían terminado y aunque mi cumpleaños había pasado sin pena ni gloria a nivel musical, me quedaban aún dos buenas opciones para solicitarlo casi a ruego a mis viejos: las Fiestas de Navidad en primer término (el generoso y bueno de Papá Noel!) o, segunda y última chance, para Reyes a principios de Enero.
Fue cerrar los ojos y despertar ese viernes 6 de enero, intranquilo, con esa sensación de caminar al borde del abismo, haciendo equilibrio entre la esperanza y la ilusión concretada o la desesperanza y la frustración a cuestas, y encima después disimularlo "para que nadie salga herido". Pero tomé coraje, y bien tempranito salté de mi cama, esquive la cama de Leo quien dormía plácidamente, y me fui al comedor con los ojos entrecerrados, no tanto por sueño sino por miedo a "que-no-estuvieran-allí", giré, tímidamente, la mirada hacia la derecha sobre los sillones como no queriendo ver... y ...Sí! ahí estaban!... las "dos joyas", "los diamantes más valiosos de la tierra" esperando por mi, esperando por su joven dueño, quien fue, por ese día, quizás por todo ese verano, el niño más feliz de la Tierra.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Siga escribiendo así Maestro que me pone sentimental.Pero para cuando alguna historia con Zeppelin? Un gran saludo y por mil histrorias mas! Juan Carlos Cánepa

Göschmann dijo...

SOCORRO!! jaja q hijo de puta, terrible!, ese fue el unico disco de los Beatles q recuerdo haber escuchado completamente y varias veces (10 años creo q tenia), el otro dia me compre un vinilo de YES (Tales from the Topograpich Oceans) es muy loco (o mas bien gracioso) ver como antes le traducian los nombre a los temas... bueno espero verlo por ahi; Suerte!

Escuchando Tool...

Darío "Major Tom" Carzino dijo...

Pero que grossso encontrarme con dos personajes como Uds. ...los miesterios de la NET!!!!...ALGÚN CUENTITO CON Zeppelin ya va a llegar...paciencia, y al querido superheroe (Gosch-Man!!!) es bueno tu recuerdo y los beatles siempre estan ahí en los inicios....y magnifico lo de Yes, cuanto vuelo flaco.....seguí divagando por el universo....sonoro!!!!

Anónimo dijo...

Espectacular,brillante,sin palabras,te juro q me lo imagino y es grandioso saber esta historia,posta no sabes como la disfrute,te mando un abrazo grande y te envio uno o dos temas de los q estamos ensayando,tene en cuanta q es un ensayo asi q el sonido no es de lo mejor.
Topo

Anónimo dijo...

Dario, sos un poeta de la prosa, estoy presto a escuchar "Socorro" (No "Help", para nosotros era "Socorro"), pero tiempos modernos dixit, en cd. El vinilo tiene un poco de fritura, en realidad, esta hecho bolsa de las pasadas...
Éxitos y lo mejor para vos.
Marcelo, el bostero

Biga Beatle dijo...

genial. I Should Have Known Better... la armonica de John evidentemente grabada en otra pista ya que se superpone con la voz... esta vez sin aplicar la tecnica de LOVE ME DO. (John cantaba la frase crucial LOVE ME DO) pero en el disco quedo cantada por paul dada la poca cantidad de pistas disponibles... (george martin indico a paul que cantara asi John grababa la armonica...y hasta el dia de hoy paul asegura que estaba nerviosisimo... se nota el temblequeo de la voz.)
y otra interesante... la pelicula A Hard Day's Night... en la escena que Ringo se va a caminar solo... tiene un back track de THIS BOY... Instrumental... que me fascina... hace mucho que quiero conseguir esa grabacion pero no la encontre... solo una toma extraida de la pelicula misma con el ruido ambiental de los pasos... (nota: esa escena fue grabada por que Ringo estaba con resaca de una salida aventurada la noche anterior...justamente... el anochecer de un dia agitado.


:D

Me encanto el comentario.
Fuerte abrazo.
German Biga